Gobierno promueve ofensiva antilaboral

Por: Mario Huaman Rivera (*)

Los controvertidos anuncios del Ministro de Economía, Luis Castilla, demuestran el inicio de una ofensiva antilaboral del gobierno, algo que perjudicará a los sectores más pobres del país impidiendo el incremento de salarios y profundizando la desigualdad social. A esto se suma, la inacción del Ministro de Trabajo, José Villena, para quien no existe la necesidad de corregir errores y prefiere mantener la incapacidad de dicha instancia para resolver las demandas de justicia de los trabajadores y sus organizaciones.

Ambos ministros son los principales responsables de la agudización de los conflictos sociales en el país porque se han convertido en una amenaza para cualquier modificación en el campo laboral y social. Esto se demuestra en la presión que ejerce el Ministerio de Economía para que se apruebe la Ley del Servicio Civil con el fin de imponer una nueva modalidad de relación entre el Estado y el Servidor Público para generar ahorro a las arcas fiscales con la reducción de derechos laborales. El objetivo es continuar la privatización del Estado.

Por estas razones, los trabajadores (as) estatales, organizados en la CITE y CTE, se vienen movilizando en todo el país para evitar la concreción de esta medida y defender su derecho al trabajo, además de denunciar el grado de corrupción que impera en las altas esferas del sector estatal, ámbito que no es tocado por la supuesta reforma de Castilla y Villena.

Cabe mencionar, que los trabajadores judiciales y los maestros (Sutep) han anunciado el reinicio de sus acciones de lucha por el incumplimiento de los compromisos asumidos por el gobierno, debido a la intervención de Castilla, quien ha desautorizado incluso a los ministros del sector y dejado de lado los acuerdos con el Presidente del Poder Judicial, César San Martín. También ha contradicho, con el respaldo del ministro Villena, el compromiso del Presidente para ratificar el Convenio 189 de la OIT que reconoce derechos plenos a las trabajadoras del Hogar.

En el sector privado, el panorama también es desolador. El gobierno de la llamada gran transformación mantiene los precarizadores regímenes laborales especiales para la agroindustria, textiles y mypes, etc, además de dejarse de lado la Ley del Trabajo. Es inaudito, que las empresas en sectores regulados por medidas diferenciadas (reducción de derechos laborales y ventajas tributarias) que cada año ven incrementar sus ganancias, sus trabajadores sigan sin beneficiarse de dicho crecimiento y casi impedidos de reclamarlos. 

Asimismo, son más de medio millar de trabajadores y trabajadoras que han perdido sus puestos de trabajo por razones sindicales, desde que inició su periodo el actual régimen. Los empleadores aprovechando la impunidad que les brindan los referidos ministros hostilizan y amenazan a los sindicalizados, como sucede con la Empresa INDECO (grupo francés NEXANS), donde los funcionarios extranjeros llaman “terroristas” a quienes exigen un aumento decoroso, restitución del pago semanal en vez del mensual, entre otras demandas, generando una huelga que lleva más de 16 días. Demandamos solución. 

En el campo social continúan la privatización de los puertos, de los recursos naturales, la no masificación del Gas de Camisea, etc. Frente a ello, solo queda continuar la lucha promoviendo nuevas acciones de protesta para exigir que se ejecuten los cambios por los cuales votaron la mayoría de peruanos y peruanas.

(*) Secretario general de la CGTP